Contención Emocional en Pandemia

El correcto manejo de nuestras emociones es uno de los tantos tópicos actuales que generan preocupación debido a prolongado tiempo de confinamiento. Para logar una contención emocional en nuestros hijos e hijas, es primordial aprender a identificar y aceptar las emociones que surgen en el día a día; por supuesto a propósito de la pandemia y de las restricciones propias de los estados de cuarentena.

Los adultos y padres actuales aprendemos de manera directa o indirecta que las emociones son “dañinas o malas” y que es preferible esconderlas para no generar problemas a los demás. En muchos casos, a modo de ejemplo si vemos a un niño triste hacemos todo lo posible para que éste deje de llorar y se detenga rápidamente.
De lo anterior se desprende, las creencias implícitas que existen en torno a la expresión de las emociones y el desafío que tienen los padres y cuidadores en la actualidad frente a la contención emocional de nuestros hijos.
Para logar contención de las emociones. El primer paso es derribar la creencia de que la expresión de las emociones es perjudicial y aceptar las emociones que nuestros niños expresan. Y en segundo lugar cambiar la concepción que existen emociones “buenas y malas” por la existencia de “emociones agradables y desagradables”. Porque no existen emociones de características negativas, todas las emociones cumplen un fin adaptativo, nos comunican y activan procesos necesarios para un sano desarrollo y subsistencia.

Cómo podemos dar contención emocional en tiempos de pandemia:
La contención emocional es la capacidad de los seres humanos de sintonizar con los sentimientos y necesidades de los demás, en otras palabras, es el proceso de acompañar; sostener y guiar las emociones desagradables que experimentan los niños, niñas y adolescentes sin juzgarlos.
Para ello se requiere que en el hogar se propicien espacios abiertos de conversación que generen calma y seguridad. El adulto en estas situaciones cumple la función de guiarlos en la expresión de sus emociones y sentimientos de una manera regulada, para ello siempre debe recordar estar en calma frente a estas situaciones y con auténtica empatía.

Recomendaciones útiles en tiempos COVID-19:
Los niños y niñas suelen expresar lo que sientes por medio de sus conductas, por lo que como adultos podemos ayudarlos a ponerle nombre a sus emociones, de modo que vayan ampliando su lenguaje emocional. Debido a la pandemia las emociones de supervivencia pueden estar activas. En estos casos podemos ayudar diciendo «es probable que en este tiempo estemos muy preocupados opor por el contagio del virus, por eso nos estamos cuidando mucho con el uso de mascarillas y lavado de manos. también puede que nos enojemos con facilidad o nos sintamos aburridos por no podemos hacer todas las cosas que nos gustan, como salir y ver a nuestras amistades. Sentirnos así es normal pero tenemos que cuidarnos mucho para que las cosas mejoren».

En el caso de los niños más grandes y adolescentes, es bueno ayudarlos a que comprendan las emociones que están sintiendo y validarlas. Podemos enfatizar que el miedo y la ansiedad son emociones normales y que nos ayudan a enfrentar mejor la situación actual, pues nos hace actuar con mayor cuidado y evitar los riesgos innecesarios. Además, es muy importante trasmitirles que entendemos lo frustrante que puede ser para ellos estar separados de sus amistades, validando así lo que sienten , e invitándolos a buscar formas alternativas y creativas para mantener el contacto entre ellos. Cuando sus hijos les comenten alguna emoción que estén sintiendo , pueden invitarlos a recordar alguna situación previa en la que se pudieron haber sentido así, y pedirles que recuerden e identifiquen qué les ayudó a sentirme mejor y en calma.

fuente: (2020) Recursos para la contención socioemocional de la comunidad educativa. Ministerio de
Educación, Chile.